1. Información del fabricante
    Compartir producto
    Share via E-Mail Share on Facebook Share on Twitter Share on Google Buzz Share on Digg
  2. Anterior
    Siguiente
    Producto 2 de 5

    Vacuna Tetravalente Perro

    Nuestro precio35.00€

    Opciones:

    Precio sólo válido en servicios contratados a través de nuestra página web. Los servicios se ofrecen de forma presencial en nuestro Centro, siendo necesario establecer cita previa. La cita se puede solicitar mediante correo electrónico chic@chicbcn.com o por teléfono 93 458 83 79

    La vacuna tetravalente del perro previene el parvovirus, el moquillo, el adenovirus tipo I (hepatitis infecciosa) y la leptospira. La revacunación es anual.

    Hay al menos dos vacunas que se les deben poner a los perros anualmente: una es la de la rabia y la otra es la vacuna tetravalente canina.

    Se llama tetravalente porque previene cuatro enfermedades del perro muy graves.

    El parvovirus: provoca la muerte de un cachorro en menos de 72 horas

    Es una enfermedad vírica que afecta fundamentalmente al tracto digestivo de los cánidos, aunque en ocasiones puede tener sintomatología cardiaca en cachorros. El virus se elimina por las heces, y es muy resistente en el medio ambiente. La transmisión del virus es fecal-oral. Cualquier perro es susceptible de padecer la enfermedad, pero son los cachorros los más vulnerables, en los que la enfermedad puede ser mortal. En ningún caso esta enfermedad puede afectar al ser humano.

    Los síntomas del parvovirus canino son principalmente digestivos, cursando la enfermedad con vómitos, diarrea, deshidratación y heces sanguinolentas. La muerte, en el caso de los cachorros, se produce en las primeras 72 horas debido a la deshidratación. El diagnóstico No existe tratamiento etiológico de la enfermedad, de modo que sólo es posible realizar un tratamiento sintomático, siendo infructuoso en muchos casos. Por eso es tan importante la prevención a partir de la vacuna.

    El moquillo: contagioso y se transmite por el aire

    El moquillo o enfermedad de Carré es una enfermedad vírica que afecta a perros de cualquier edad, siendo más vulnerables los cachorros y los perros viejos. La enfermedad es muy contagiosa y se transmite por el aire, porque el virus se elimina con las secreciones naturales: saliva, lágrimas, mocos… Por lo que a partir de estornudos, contacto directo entre perros, o contacto indirecto con agua o comida contaminadas, es posible que un perro se infecte. Esta enfermedad no afecta al ser humano.

    La sintomatología es muy variada, pero además de síntomas generales (fiebre, anorexia, deshidratación…) principalmente se presentan cuadros respiratorios con tos, disnea y descarga nasal serosa o mucopurulenta. También pueden aparecer cuadros oculares con conjuntivitis; digestivos, con vómitos y diarrea; cutáneos, con hiperqueratosis (muy característico); dentarios, con hipoplasia del esmalte dental (también es característico, sobre todo en cachorros); y síntomas neurológicos que van desde las convulsiones hasta la parálisis completa.

    El veterinario realizará un diagnóstico de la enfermedad e instaurará un tratamiento sintomático, porque no existe tratamiento específico contra el virus del moquillo. Si la enfermedad se trata a tiempo, la mayoría de los perros afectados la supera. Sin embargo, el pronóstico puede ser fatal si ya han aparecido todos los síntomas cuando empieza a tratarse. Por eso lo mejor que se puede hacer es prevenir la enfermedad a partir de la vacunación.

    La hepatitis infecciosa canina puede ser mortal. El virus se elimina por la orina

    La hepatitis infecciosa canina se trata de una enfermedad vírica producida por el adenovirus canino tipo I. Afecta a perros de cualquier edad, siendo especialmente vulnerables los cachorros. El virus se elimina principalmente por la saliva y por la orina, y la entrada del virus en el perro es oronasal. La enfermedad cursa con hepatitis aguda, dolor abdominal, vómitos, diarrea y fiebre. Hay una forma de presentación hiperaguda que causa la muerte a las pocas horas. La forma aguda de la enfermedad es de pronóstico reservado.

    No hay tratamiento específico, por lo que el veterinario, después de diagnosticar la enfermedad, instaurará un tratamiento sintomático. De nuevo, la mejor forma de combatir la enfermedad es la prevención a partir de la vacuna.

    La leptospirosis puede ser muy grave, y se contagia al hombre

    Esta enfermedad está causada por unas bacterias llamadas leptospiras. Producen una enfermedad febril de curso agudo, con afección hepática y renal. Estas bacterias se eliminan por la orina, y el contagio suele producirse por la ingestión de agua contaminada por la orina de un perro infectado. Esta enfermedad es una zoonosis, por lo tanto puede contagiarse al ser humano.

    La enfermedad cursa con síntomas inespecíficos, siendo característicos la fuerte hipertermia, dolor renal a la palpación, anorexia, vómitos y diarrea.

    El pronóstico es reservado y depende del daño hepático y renal. Cuanto antes se instaure el tratamiento, mayor será la probabilidad de supervivencia. Esta enfermedad se trata con antibióticos, además de un tratamiento sintomático de soporte.

    La prevención de la enfermedad es lo más recomendable, tomando medidas de higiene, para evitar que el perro se infecte con agua contaminada, y por supuesto mediante la vacunación.

    Por lo tanto la vacunación con la vacuna tetravalente canina es primordial en el caso de los cachorros, a los que se suele poner una primera dosis a los 30 días de edad, y una segunda a los 60 días. A partir de entonces, está indicada la vacunación anualmente durante toda la vida del animal. El precio de la vacunación, incluye la revisión veterinaria.

    Comentarios

Clientes que compraron este producto, también han comprado

Fabricantes
Transporte gratis para compras por valor superior a los 39,00€ (sólo Península)
Todos los precios incluyen IVA